TIEMPO DE ANALIZAR Y REFLEXIONAR – Tertulia 01 – Coordinador Guillermo LLinas ––

El Viaje del Héroe que Diana Navarro nos presentó en el Conversatorio 131 describe al ascender de nivel de conciencia, un proceso vivencial de salir de estados de confort para avanzar y ascender a nuevas zonas de confort. Joseph Cambell ha sido el autor que nos ha servido de referencia, pero no podemos dejar de tener presentes las descripciones de Ken Wilber, que define como héroe a aquella persona que trata de actualizar y materializar el próximo nivel ascendente de conciencia,

Carl Jung lo describió en “El hombre moderno en busca de un alma” en cuatro etapas, 1- “El Atleta”, en esta fase nos identificamos con nuestra imagen exterior y en cómo funciona en nuestra vida cotidiana incluyendo automóviles, casas y ropas. 2- “El Guerrero”, en la fase del guerrero, el estatus y la posición en la vida se convierten en obsesiones. Convencer a los demás de nuestra superioridad es el motivo de este período de la vida en el que el ego es el director. Es el período en que tratamos de hacer lo que hacen los guerreros: conquistar y reclamar para nosotros los despojos de nuestras victorias. 3- “El Estadista”. Hay un cambio de conciencia. La fase estadista de la edad adulta tiene que ver con el servicio y el agradecimiento por todo aquello que uno ha logrado en la vida. En este nivel te encuentras muy cerca de tu yo superior. La fuerza fundamental en tu vida ya no es el deseo de ser el más poderoso y atractivo, o el de dominar y conquistar. Has entrado en el ámbito de la paz interior. Siempre se encuentra la bendición que se busca cuando se actúa al servicio de los demás, independientemente de lo que hagas o de cuáles sean tus intereses. 4- “El Espíritu”. Al margen de la edad que tengas y la posición que ocupes, cuando se entra en esta fase de la vida, se reconoce la verdadera esencia, el yo superior. Sabes que no eres un atleta, un guerrero o incluso un estadista, sino una energía infinita, ilimitada, inmortal, universal y eterna que reside temporalmente en un cuerpo. Como alma con un cuerpo, te sientes apasionadamente atraído hacia tu mundo interior. Dejas atrás los temores y empiezas a experimentar una especie de distanciamiento con respecto a este piano físico. Al margen de la edad que tengas y la posición que ocupes, cuando se entra en esta fase de la vida, se reconoce la verdadera esencia, el yo superior..

Jesús llamó “Reino de los Cielos” a ese nivel superior de conciencia y en el viaje del héroe describió el tipo de persona que lo habita; el manso, el misericordioso, el pacificador y el puro de corazón.
San Juan de la Cruz lo describió en su poema de 8 estrofas “La noche oscura del alma” indicando tres vías o caminos que el alma ha de recorrer necesariamente para su unión con Dios. La primera vía es la purgativa, también denominada ascética, pues en ella el alma se libera de sus pasiones y se purifica de sus pecados a través de la negación de los sentidos y del intelecto. La segunda vía es la iluminativa. A través de ella, el alma, con la consideración de los bienes eternos y de la pasión y redención de Cristo, es alumbrada por la luz de la fe, que le marca el seguro camino hacia Dios. La tercera y definitiva vía es la unitiva, en la cual se logra lo que el propio San Juan denominó matrimonio espiritual: la unión entre alma y Dios (a menudo expresada como un abandono en el Otro).

La obra de un autor anónimo del XIV, “La Nube de lo desconocido” describe el desarrollo espiritual en cuatro fases de crecimiento ascendente que llamó lo Común, lo Especial, lo Singular y lo Perfecto. Santa Teresa de Avila en “El castillo interior o las moradas” dividió el camino en cinco etapas: La etapa del principio contemplativo. La noche oscura de los sentidos. Un período intermedio de iluminaciones espirituales progresivas. La noche oscura del alma, Y por último la unión con Dios.
Y no podemos olvidar que el adulto es el resultado de la evolución de conciencia del niño descrita por Jean Piaget en cuatro etapas:
:
• Etapa sensorio motora (0 a 2 años)
• Etapa pre operacional (desde los dos hasta los siete años)
• Etapa de operaciones concretas (desde los siete hasta los once años)
• Etapa de operaciones formales (desde los once años en adelante)

En las 275 reuniones, además de la mayoría de las 60 sesiones de Cocinasana he sido un referenciador de distintos aspectos de este proceso de de acceder a las formas más evolucionadas y/o elevadas de la conciencia humana cuyo Summit reside dentro de nosotros mismos.
Jim Marion a quien describen como una “peculiar combinación de místico cristiano y abogado político”, basado en los escritos de Ken Wilber, describe en su libro “Dentro de la Mente de Cristo” como las personas ven el mundo de manera distinta dependiendo de su nivel de conciencia el cual está determinado por las culturas, leyes e instituciones de su entorno y que crean una forma particular de ver la realidad.
Las primeras siete etapas de Ken Wilber son:
• La conciencia arcaica del recién nacido. Diferenciación entre su propio cuerpo y el de su madre y posteriormente diferenciación entre emociones propias y de la madre. Primeros pueblos de la edad de piedra.
• Conciencia mágica. Criaturas que habitan en el mundo interior y son reales, dioses, demonios, hadas y otros seres míticos. Antiguo mundo politeísta, animista y tribal.
• Conciencia mítica. Dios y los padres hacen milagros, nivel conformista con la ley y el orden, comportamiento adecuado. Nivel de las religiones universales incluyendo el cristianismo.
• Conciencia racional. Capacidad de razonar. Nivel alcanzado por la mayoría de adultos de la sociedad contemporánea.
• Conciencia visión – lógica. Identificación del yo con la mente abstracta, pensar desde diferentes perspectivas. Conciencia de grandes artistas, escritores, científicos y filósofos. Angustia interior. Se consideran amenaza para religiones en el nivel mítico.
• Conciencia Psíquica. Identifica el yo con el testigo interior que observa el cuerpo, la mente y las emociones. Clarividencia y clariaudiencia. Tienen el potencial de curar a través de la imposición de manos, las profecías y la glosolalia.
El potencial de acceder a las formas más evolucionadas y/o elevadas de la conciencia humana reside dentro de nosotros mismos.

Enter Your Comment

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s